Levante

No llegaría a su fin aun el encuentro, porque tras los cambios de Andrés Iniesta, y Ousmane Dembelé, el FC Barcelona reaccionó, y fue de nuevo Philippe Coutinho quien se encargaría de meter a su equipo en el partido con sendos goles en el 59 y el 64, que pondría nervioso a todo el estadio. Pero el brasileño no sería el único en unirse a la fiesta goleadora de la noche, ya que Luis Suárez se encargaría de tirar en el minuto 71 un penalti extremadamente dudoso sobre Busquets, que pondría el 5-4 final en el marcador.
Los minutos finales del encuentro fueron un carrusel de ocasiones de ambos conjuntos, sobre todo de los visitantes que buscaban desesperadamente mantener la racha de imbatibilidad en esta competición. Pero Paco López tiró de táctica para amarrar la victoria, y con la entrada de Lerma todo se controló perfectamente, con un Levante plantado sobre el terreno de juego con un 1-4-2-3-1 que uniría al bloque y mantendría seguro a su portero.
Las vueltas que da la vida para este grupo luchadores, que pasaron de estar hundidos hace diez partidos, a endosarle en las jornadas finales una manita al duopolista catalán. Porque durante una hora se vio una versión futbolística de David contra Goliat, y la superioridad del pequeño sobre el grande. Esta derrota rompe la racha de 43 partidos imbatidos del Barcelona, pero no afecta de ninguna otra manera al campeón de la competición liguera. Qué habría pasado, si este Levante hubiese aparecido desde el inicio de la campaña, nunca se sabrá pero pueden apostar que este equipo estaría luchando por Europa y no por salvarse del descenso.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Ficha técnica:
Levante UD: Oier; Luna, Rober Pier, Postigo, Coke; Lukic, Campaña, Morales (Rochina, min. 85); Bardhi, Boateng (Pazzini, min. 77) y Roger (Lerma, min. 69).
FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Yerry Mina, Vermaelen (Piqué, min. 31), Jordi Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta (Denis Suárez, min. 60); Coutinho, Dembélé (Alcácer, min. 60) y Suárez.
Árbitro: Melero López (Colegio Andaluz). Amonestó a Bardhi, Boateng, Coke , Campaña, Lerma y Pazzini por parte del Levante. Y a Vermaelen, Busquets, Suárez, Denis Suárez, Piqué y Mina en el FC Barcelona.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Goles: 1-0, min. 9: Boateng. 2-0, min 30: Boateng. 2-1, min. 38: Coutinho. 3-1, min. 46: Bardhi. 4-1, min. 49 Boateng. 5-1, min. 56:
Bardhi. 5-2, min. 59: Coutinho. 5-3, min. 64: Coutinho. 5-4, min. 71: Luis Suárez.
Después de 36 jornadas inmaculadas, el Barça se quedó con la miel en los labios. Soñó con firmar una Liga perfecta y despertó en el Ciutat de València, frente a un huracán azulgrana. Comandado por Morales y coronado por Boateng y Bardhi, el Levante de Super López (ocho victorias y un empate en sus diez partidos) firmó una hazaña. La gloria máxima en un duelo con poco en juego.
El choque tuvo un inicio mentiroso. Empezó mandando el Barça, especialmente por el costado de Dembélé. Valverde rescató los extremos y el francés hurgó en la derecha. Tenía buena pinta el asunto, con el centro del campo clásico:Iniesta, Busquets yRakitic.El problema estaba en el centro de la zaga, porque Tom y Yerry estaban para pocos trotes. Lo demostró Morales, el Messi del Levante. Se giró al borde del área, arrastró a Mina y le sacó de punto. Metió atrás y Boateng remachó el primero.

Levante

Vaya espectáculo futbolístico se ha vivido en el Ciutat de València, dos grandes contendientes dejándose todo en el césped para conseguir los tres puntos en juego. Pero sin duda, hubo un equipo que nunca dejó de creer y luchar, y ese fue el Levante de Paco López, pese al apretón del duopolista catalán en las fase final del choque, con un Coutinho desatado. Y es que los granotas son el equipo más en forma de la recta final de la temporada. Participaron en el festival de goles Boateng con un hat-trick, Bardhi anotando dos goles, Coutinho con otro hat-trick y Luis Suárez cobrando un penalti bastante dudoso.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
No tardaría mucho Boateng en comenzar su mejor noche como jugador levantinista, y es que a los nueve minutos del comienzo del partido, el ‘comandante’ Morales comenzó a bailar con los jugadores del Barcelona, poniendo un gran balón al ex de Moreirense, que agujereó las redes del Ciutat de València, rompiendo el empate del luminoso. Los de Paco López lo tenían claro, no iban a dejar a los pupilos de Ernesto Valverde dominarles, por lo que el acoso y derribo de los jugadores de Orriols seguiría en los 20 minutos siguientes. A la media hora de juego, después de un centro lateral al área, Lukic recibió en la frontal del área y consiguió filtrar entre la diezmada defensa rival un balón, que con un poco de fortuna, Boateng introdujo en la portería de Ter Stegen. Tras esto, Thomas Vermaelen tuvo que abandonar el terreno de juego por lesión, y entró al campo Gerard Piqué.
La noche de fútbol había comenzado de una forma insuperable para los de casa, que se encontraron ganando al campeón de liga por dos goles de diferencia. La calidad de Philippe Coutinho se haría notar rápidamente. El brasileño se echó el equipo a la espalda, cogió el esférico, amagó una vez en la frontal del área y con un zapatazo que rebotó en Rober, superó a Oier y puso el 2-1 en el marcador.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
La segunda mitad sería la clave de la victoria de los de Paco López, porque todo el equipo saldría como una apisonadora al verde del Ciutat. Tanto es así, que en la primera jugada de estos segundos 45 minutos, Enis Bardhi recibiría un caramelo en la frontal del área barcelonista, para poner el balón en la escuadra derecha. El macedonio firmaría un gol espectacular, pero el motor granota solo acababa de empezar a acelerar.
A los tres minutos, en una presión eficaz, Antonio Luna condujo una contra perfecta que finalizaría con el segundo gol de Emmanuel Boateng, el cual cruzó de manera perfecta su disparo alejándolo del meta alemán del duopolio. Pero esto no acabaría así, porque tras el 4-1, de nuevo el equipo local recuperaría el balón. Y en una rápida transición, el balón le llegaría al ‘pistolero’ Roger, que asistiría con un pase milimétrico entre la defensa culé, para que Bardhi fusilara a placer al portero alemán, subiendo el quinto gol del equipo. Tras un año muy duro, donde muchos dieron por muerto y descendido al Levante, estos jugadores se encontraban ganando 5-1 al líder, con la afición enloquecida.

Rakitic y Messi

En el Fútbol Club Barcelona todo gira alrededor de Leo Messi, y no hay un caso más paradigmático que el de Ivan Rakitic. Es cierto que a Villa se le hizo abandonar la punta, que a Alexis se le ató a un costado o que incluso a Neymar se le limitó su influencia a un carril y medio, pero, al final, a todos ellos Leo les terminaba encontrando, dándoles un sentido y situándoles así en el mapa del tesoro culé.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
Sin embargo, con Ivan Rakitic no ha sucedido así. El croata llegó a Can Barça tras ser el mejor mediapunta del año 2014 en Europa y rápidamente se le bajó un escalón, lo cual además de ser inevitable no pareció suponer ningún problema gracias al contexto en el que este cambio se produjo: un Barça de transiciones con Leo Messi en el centro y Andrés Iniesta cada vez más abajo. Pero en cuanto el argentino volvió a escorar su punto de partida y el equipo perdió frescura, a Rakitic se le comenzaron a pedir cosas muy diferentes. Y muy poco satisfactorias.

Su fútbol dejó de orientarse a partir del balón para hacerlo a partir del espacio que desocupaba Messi. Por eso Leo nunca le podía encontrar: el croata siempre estaba fuera de su campo de visión. Trataba de ocupar la banda, activando un lado muerto sin Alves, pero resultó imposible. Y esto, a su vez, también repercutió en su aportación defensiva. Rakitic jamás ha sido un especialista, pero el sacrificio y plus físico que sumó al inicio, que en realidad sólo parece un plus porque se viene de Xavi e Iniesta, dejó de tener sentido al no estar cerca ni del balón ni de Busquets.

Pero con Ernesto Valverde todo esto ha cambiado. Aún estamos en proceso de ver cómo afecta a todas las piezas el gran movimiento que marque su primer año como técnico blaugrana, pero éste ya parece más o menos definido: Leo Messi jugará por dentro y jugará arriba. Situado mucho más cerca de la frontal que de la divisoria, el argentino ya suma en tres partidos 28 remates, 5 goles y 4 disparos al palo.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
El negocio parece tan rentable como suena, porque acercar a Messi al área es acercarse a la victoria. La duda será si en Champions League, donde la exigencia será diferente y será mayor, el Fútbol Club Barcelona necesita a Leo Messi más abajo. Pero si no le requiere ahí, si no le quiere en posición de interior y le alimenta como viene haciendo en Liga, contar con el “10” como delantero es contar con un jugador que te arrastra ineludiblemente a la victoria.
Este cambio de paradigma ha afectado, por supuesto, al propio Ivan Rakitic. La posición que ocupa en el once, salvo el día del Betis, es nominalmente la misma que el año pasado, pero ahí se acaban las similitudes. En el equipo de Valverde el croata es centrocampista. Muy centrocampista. Más centrocampista que nunca, de hecho.

El sistema del Girona

El Girona FC es un recién ascendido que ha causado un impacto claro y potente en este arranque de Primera División. Pablo Machín esgrime un equipo propositivo y con sello de autor que destaca por el uso de un sistema táctico único en el concierto europeo: nadie emplea ni el 5-2-2-1 ni los movimientos que frecuentan los jugadores del conjunto albirrojo. Durante dos campañas, los entrenadores de la categoría de plata se devanaron los sesos en la tarea de descifrar el jeroglífico de Montilivi; y tres fechas han bastado para avalar que la mejor liga del mundo también va a sufrir para entender a Pons y Granell.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Uno de los principios básicos de este Girona es compaginar ser un equipo protagonista sin asumir riesgos excesivos. En pos de ello, diseñar una salida desde atrás que no exija pases interiores en los primeros escalones de la posesión resulta imprescindible. La principal vía aprovechada alberga como artífices a sus dos carrileros, Aday Benítez (volante reconvertido) y el talentoso Pablo Maffeo, que es quizá el jugador con más proyección del actual once titular. Ellos cruzan la divisoria y luego activan a uno a los mediapuntas (Portu y Borja García) a uno de los pivotes. Como añadido, esta temporada se ha sumado el recurso del juego directo sobre Cristian Stuani, que está teniendo un impacto realmente positivo en el fútbol de los de Machín. Con estas dos salidas, el Girona erradica de su guion uno de los problemas endémicos más letales que afectan a los equipos de la Liga: las pérdidas en campo propio.

En cualquier caso, la mayor ventaja que obtiene Pablo Machín de su sistema no radica en lo que ocurre cuando su equipo ataca, sino en lo que sucede justo en el instante en el que pasa a defender. El contar con hasta cuatro medios -más Stuani- enfocados en el carril central y en una altura adelantada, mirando los cuatro hacia el frente, y juntos, le provee de una capacidad de presión instantánea que es lo que le transforma en un equipo dificilísimo de batir. El Girona FC tiene una de las mejores transiciones defensivas de Primera División y ello le dota de un colchón de seguridad para desplegar su juego que es puro oro. Quien osa robarle el balón, inmediatamente se descubre rodeado de albirrojos acosándole y quitándole el oxígeno. Aquí, de nuevo, la participación táctica de Pere Pons se desvela como troncal.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
El Girona FC de Pablo Machín ha llegado a Primera División con la intención de quedarse en ella. Haber mantenido una base esculpida durante tres campañas le dota de una personalidad, una confianza y un trabajo pre-realizado que, como bases, dan pie a un comienzo prometedor. Pero quien sabe hasta cuándo podrá mantenerse ese factor sorpresa. Si La Liga es capaz de inferir lo que la Segunda no supo, el salto de calidad que pueda dar su banquillo determinará la diferencia entre la vida y la muerte. Sea como sea, se presenta una temporada para aprender con el ilusionado, e ilusionante, colectivo albirrojo.