Entre Empates

Por alineación rojiblanca, recorrido che y mes de competición pocos argumentos sólidos podrían extraerse del duelo que Valencia y Atlético de Madrid disputaron en Mestalla en la tarde de ayer. No obstante, el empate dejó aspectos a destacar por ambos bandos, sea colectiva o individualmente. Sin un dominador claro, el choque, que tuvo en su primera mitad el tramo más interesante, esbozó un Atlético preocupado por tratar la pelota y ser vertical arriba y un Valencia al que le costó entrar en el partido pero que compitió con la conciencia muy tranquila, reconociendo lo que puede ir haciendo ya de la mano de Marcelino García Toral.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Los primeros veinte minutos fueron rojiblancos, y sirven para entender un planteamiento que puede tener mucha continuidad en el futuro. Los de Simeone, que han perdido seguridad y firmeza pasando largos tramos en defensa posicional, saltaron a Mestalla con las ideas claras: querían tener la pelota, tenerla desde atrás y acabar arriba para recuperarla rápido. Con dos puntas móviles y bajitos, sin ‘9’ ni centímetros, con Koke ayudando como interior a pesar de partir de la banda, creando una salida de tres mediocampistas, los colchoneros cumplieron con lo prometido a nivel de intenciones, sin salir nunca en largo y con escalones para subir metros.

Expuesta la idea, el hombre que mejor la llevó a cabo fue Ángel Correa, que recibía por dentro cerca del pico del área y dirigía los ataques a través de su giro. Allí, en el costado, el Atlético creó superioridad y fue muy agresivo para que la ayuda no llegara: el jugador controlaba y aceleraba en combinación o conducción.
La respuesta che llegó por el mismo lado. La libertad que estaba teniendo Koke para centrarse y construir ataques para los de arriba, unido al hecho de que Juanfran sigue ofreciendo muchas dudas defensivas, permitieron al Valencia meter el primer susto, que sirvió para retrasar las filas rojiblancas y ver el potencial ofensivo che, seguramente la faceta que más deba ajustar Marcelino con el paso de las jornadas. Quedó constancia de que el susto llevó firma: Andreas Pereira.

Su posición fue un quebradero de cabeza para Juanfran y Thomas, dubitativos a la hora de salir a la marca una vez Koke era superado por la transición valencianista. La calidad técnica y el primer paso del brasileño instalaron al Valencia arriba. Simeone, que viene teniendo problemas para defender su área de centros laterales -Girona-, ordenó a sus dos pivotes, Saúl y Thomas, a meterse en el área, en cada envío, es decir, fue programado, ante cada centro servido desde la banda.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
El resultado más directo fue positivo, pues muchos jugadores poblaron los huecos que podían quedar entre los dos centrales, pero la frontal se quedó desguarnecida para que Parejo y Kondogbia presionaran.
Debe decirse que no estuvieron especialmente dominantes en ello, y que ese espacio podía ser aprovechado por un Atlético de Madrid que introdujo a Torres y Gameiro para el contragolpe, en sustitución de Correa y Carrasco. Dichos cambios tuvieron un efecto contrario al deseado por su entrenador, pues el Atlético perdió mucho más la pelota y no pudo establecer apenas ataques sólidos. Enfrente, Marcelino dio entrada a Guedes por Rodrigo, dos jugadores que pueden significar para García Toral un cambio a tener en cuenta a la hora de elegir su segundo punta.

El Madrid de este Mes

A pesar de su magnífico desempeño en ambas Supercopas, al Real Madrid de Zinedine Zidane le está costando arrancar con autoridad la temporada liguera. Algo que, desde luego, no es nada nuevo. En las últimos tres temporadas, el conjunto blanco ha sumado siempre 15 puntos de 21 en los siete primeros partidos de Liga. En el caso del partido de ayer, ante el sugerente Levante UD de Muñiz, la falta de tensión competitiva merengue, física o mental, pero siempre traducido en la falta de ideas y en un llamativo desacierto técnico por venir de jugadores como Marcelo o Kroos, fue la gran constante de un encuentro que varió a partir de la altura defensiva granota.
La idea inicial de Muñiz fue mantener ese bloque medio en el que los centrocampistas van saltando a presionar a centrocampistas y defensas rivales. Un escenario que aprovechó más que nadie un Jefferson Lerma que, mientras ahogaba a Marco Asensio, confirmó que ya no es el futbolista extremadamente desordenado que era cuando abandonó la Primera División hace dos temporadas. El colombiano, que ayer completó un notable partido como interior derecho y no como mediocentro, fue la última causa del casi inexistente juego interior blanco. Con Isco en el banquillo, Benzema obligado a marcharse antes de tiempo, Kroos acusando esa falta de tensión ya mencionada y Marcelo desenchufado como extremo, en una posición que sólo sirvió para que Theo mostrara su velocidad punta al Bernabéu, el trabajo para el Levante resultaba muy sencillo.
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
Al menos hasta que Ramos hizo acto de presencia. El capitán del Real volvió a asumir con muchísima convicción, pero sobre todo con muchísimo sentido, el timón de su equipo. Reclamó el balón, levantó la cabeza y comenzó a encontrar a Lucas o Carvajal muy abiertos. Estos envíos, al igual que los de Marcelo a Theo, giraban a la defensa granota por culpa de la mala coordinación de sus laterales, que siempre rompían el fuera de juego, pero luego eran fácilmente abortados en el área pequeña por Raúl, Pier, Chema o Postigo. Otra cosa fue, claro, cuando a quién Ramos comenzaba a buscar y encontrar era a Gareth Bale. Porque esto sí sonaba a gol.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
A partir de este movimiento, el Real Madrid comenzó a arrinconar al Levante. No es que mejorara Kroos o apareciera Marco Asensio, pero colectivamente ganó bastante continuidad. Y con continuidad, el Madrid, hasta en sus días más grises, siempre suele encontrar el camino hacia la victoria. De ahí que la sustitución de Llorente sorprendiera incluso antes de comprobar su resultado, que desde luego no fue bueno. El mediocentro estaba siendo la otra gran clave de esta mejoría en el juego gracias a sus constantes robos, los cuales facilitaban y aceleraban el posterior ataque. Su marcha, por tanto, además de frenar la inercia puso el foco en los problemas que estaba teniendo el Madrid para gestionar, crear y concretar.

La decisión de Muñiz de replegar totalmente para así desactivar la forma en la que el Real Madrid le estaba dañando, es decir, para desactivar a un Gareth Bale incapaz de socorrer a su equipo, terminó por cerrar el encuentro.

Girona vs Betis

Un solitario gol de Loren tras una extraordinaria jugada de Joaquín da la victoria a los verdiblancos. El equipo de Machín, lejos de rendirse, vio como le eran anulados hasta tres goles por fuera de juego.
El partido que arrancaba esta jornada 32 se antojaba una final para ambos equipo. Los locales han sido una de las revelaciones del campeonato. El juego propuesto por su entrenador Pablo Machín ha enamorado a propios y extraños, llevando al equipo a los puestos más altos de la clasificación a pesar de estar recién ascendido. A principio de temporada el objetivo de los albirrojos no era otro el que de mantener la categoría, pero han hecho méritos propios para estar luchando ahora mismo por un sueño como es el de clasificarse para competiciones europeas.
Sin embargo, el cansancio acumulado por esta corta plantilla parece empezar a hacer mella en el equipo, que venía de empatar contra el Levante y recibir una severa goleada frente a la Real Sociedad. Los últimos resultados le habían hecho alejarse a dos puntos de la séptima plaza, que parece marcará este año los puestos europeos.
De ahí, la importancia clave de este partido para seguir soñando.Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Frente a ellos, visitaba Montilivi un Betis que viene en dinámica ganadora, tras ganar los últimos cuatro partidos. Tras algunas dudas, el sistema de su entrenador Quique Setién parece asumido por todos sus futbolistas, quienes están cuajando una segunda vuelta de ensueño. La solidez defensiva, la posesión del balón y la efectividad cara al gol están dando al Betis unos buenos resultados que ni siquiera una baja tan importante como la de su portero titular parece poner en riesgo.
Ambos entrenadores se conocen a la perfección y se han enfrentado en la categoría de plata en varias ocasiones. Por eso se esperaba un choque en que la táctica fuera un factor fundamental que acabara dirimiendo el encuentro. Los verdiblancos modificaron su esquema, jugando con cuatro defensas (aunque Javi García se incrustaría a menudo entre ambos centrales) y hombres en punta, mientras que los de Machín siguieron con ese 3-5-2 tan característico, con dos carrileros largos y que tan buenos resultados les ha dado.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
El Girona, sabedor del juego del Betis le presionó alto en la salida del balón, y a punto estuvo de obtener su premio cuando Portu le robó el balón a Mandi dentro del área, pero entre el defensa y el portero detuvieron una ocasión clara de gol. También tuvieron la suya en un disparo potente de Granell de falta, que Dani Giménez despejó con contundencia.
Sería una genialidad de Joaquín (la enésima esta temporada) la que acabaría abriendo la lata y decantando el partido. El portuense cogió la pelota en su propio campo e inició un eslalón que dejó atrás hasta a dos rivales para dar un pase exquisito, entre líneas, que definiría con clase Loren al primer toque. El joven canterano siguió demostrando el olfato goleador que tiene, mientas que el capitán volvió a dejar claro que a sus 36 años aún tiene mucho fútbol por dar y que la confianza que el entrenador ha demostrado en él está más que justificada. ¡Eterno capitán!
Los locales contestaron a los dos minutos con un gol de Juanpe, que sería anulado por fuera de juego. Sería el primero de los tres que se pitarían esa noche y acabarían por desesperar a la parroquia gerundí.

Eibar

El EIbar tiene la última bala, la última oportunidad para aferrarse a ese sueño que tiene desde que está en la máxima categoría, que no es otro que el de jugar en Europa. Como cada jornada, la lucha por los puestos europeos parece una carrera de Moto 3, nadie tiene puesto fijo. Por otro lado el Alavés, con el objetivo casi cumplido está en el sprint final y sumar en Ipurua acorta la distancia.Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
Ayer, el Betis sacó tres puntos en Montilivi, partido que el resto de equipos metidos en esta disputa tienen que aprovechar, en el caso del EIbar puede ser la oportunidad final. El conjunto armero necesita esta victoria como el comer, y tendría que esperar a que se dieran resultados favorables del resto de conjuntos que quieren jugar en competiciones europeas la próxima campaña, para darle la vuelta a la tortilla. Los Babazorros quieren seguir puntuando y se ven fuertes después de la última victoria en casa contra el Getafe.
Los de Ipurua afrontan el derbi en mala racha consiguiendo solo 5 puntos de los últimos 24 posibles. El equipo a pesar de la mala racha sigue conservando el espíritu de lucha, que se vio ante La Real pero no se está materializando en goles. Esta semana se ha confirmado la baja para lo que queda de temporada de Sergi Enrich, el Eibar sigue con necesidad de gol y el de Ciutadella no estará disponible. A pesar de la situación Mendi ve al equipo enchufado y respondía así cunado le preguntaban si preocupa la motivación del equipo:
No. Somos diferentes en casa o fuera. En Ipurua el equipo va arriba, aprieta, juega, somete al rival. Fuera nos cuesta más. Empiezas bien pero cuando recibes un gol nos cuesta. Aquí aun no habiendo ganado, como contra la Real, el primer tiempo fue bueno. No tengo miedo de que en casa nos falte motivación.Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
El Alavés se planta en Guipúzcoa con el objetivo de la salvación matemática, que como afirmaba Abelardo, hasta que no estén salvados matemáticamente el objetivo no está cumplido. Como ya se ha visto en enfrentamientos anteriores el Alavés no se arruga fácilmente y compite todos lo partidos. Después de superar un pequeño bache vuelve a la senda de puntuar y es algo que pretende alargar este domingo. Los del Pitu van con ganas al derbi pero conocen los peligros del EIbar y así lo confesaba el entrenador asturiano
Es muy intenso y, si no estamos a su nivel, y más en su campo, no ganaremos, hay que salir mentalizados, porque sabemos el partido que nos toca, y hay que hacer nuestro juego
Mendilibar cuenta con las baja de Charles y Enrich lo que le obligará a jugar con un solo punta y olvidarse de el 4-4-2, Jordan será el mediocentro más ofensivo y las bandas las ocuparán Orellana y Pedro León. El de Zaldívar apuntaba que el capitán será titular, veremos el otro mediocentro, una de las posiciones más disputadas del Eibar este año.
Abelardo parece que repetirá once, seguirá Burgui, que le ha quitado el sitio a Pedraza por su bajo estado de forma. El equipo volverá con Guidetti y Munir arriba, el marroquí se volvió a reencontrar con el gol la última Jornada.
Los datos no son buenos para ninguno de los dos equipos, el conjunto babazorro no ha ganado en ninguna de sus últimas 5 visitas a Ipurua (1E y 4D). Los azul granas no están jugando bien los derbis en casa ha cosechado 2 victorias y 2 empates pero no ha marcado en ninguno de los partidos.

4-4-2 Debate

Antes que nada, no creo en que la táctica solo sean “números telefónicos”. 
Si bien cierto los sistemas tácticos dependen de los jugadores, ya que estos le darán matices a cada sistema que lo diferenciarán del uno del otro. Difícilmente hayan dos
4-4-2 iguales ya que no hay jugadores iguales, por lo tanto cada sistema, por más que sean “números telefónicos” iguales, tendrán matices propios producto de los jugadores con los que se cuenten. 
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Pero lo que sí es innegable es que el sistema táctico elegido será el punto de partida de cada jugador. 
Si soy volante por derecha, por más que tenga libertad para pisar zonas interiores, sé que sin balón debo cerrar mi banda y apoyar al lateral de mi sector. 
No es lo mismo un sistema con 2 centrales que otro con 3 centrales, los mecanismos son diferentes. 
Así que SÍ IMPORTAN LOS SISTEMAS TÁCTICOS, Y NO SON SOLO “NÚMEROS TELEFÓNICOS”. 
Cada posición del sistema táctico elegido es un punto de partida, ahora cuando empieza a rodar el balón, este sistema variará según el momento del juego, la locación del balón, los movimientos del rival, etc.
Es cierto que el 1-4-4-2 simétrico es un sistema estándar, “fácil” de emplear y ejecutar, que permite ocupar todo el campo y beneficia las sociedades. 
Pero puede volverse un sistema plano si es que no hay algunos movimientos que permitan formar más líneas de pase. 
Si uno de los puntas, alguno de los medios externos o de los mediocentros no se posiciona entre líneas a la espalda de los medios rivales, este 1-4-4-2 se vuelve plano y la circulación del balón se trasforma en una “U”, ya que va de lado a lado sin profundizar buscando superar líneas rivales.
Es importantísimo el matiz que indicas. El 4-4-2 necesita de ajustes permanentes en fase defensiva para compensar el 3×2 en el centro, porque casi cualquier equipo descuelga a una punta para enlazar, cierre a un banda, o directamente juega en 3/4 con un MP. 
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Queramos o no, la formación en fútbol base de los conceptos de defensa en zona están muy verdes, así que siempre se tiende a buscar los emparejamientos y, por tanto, hay que ir desplazando jugadores de su espacio tipo en el 4-4-2 para equilibrar cada marca. Aunque como comentan, en transiciones esto pierde un poco el sentido, ya que depende en extremo del contexto, con estructuras aun posicionadas ofensivamente y muy permeables a las conducciones, pases filtrados… por lo que hay siempre es más una cuestión de espacios que de marcas individuales. Y en bloques bajos, el trabajo es de cierre de líneas de pase y basculación entre carriles, con lo que tampoco es un factor. Solo en defensas con achique intensivo de espacios basados en el pressing a toda cancha se vuelve esto un problema.
Con lo de que en transiciones no se nota el desajuste, me refería a defender las contras. En transiciones en las que el rival asienta la posesión o solo progresa al siguiente tercio (creación), esto viene a ser una defensa posicional y ahí sí que hay que ir ajustando.