La Quinta Final

El FC Barcelona alcanzó su quinta Final de Copa del Rey consecutiva en una nueva y diferente demostración de su gran estado de forma. La última eliminatoria le ha medido a un Valencia que no viene cosechando buenos resultados pero que ha cuajado dos partidos de calidad notable contra los azulgranas, aunque no le haya alcanzado para competir por la clasificación. Ni renunciando a su ataque para defender mejor, como en el Camp Nou, ni reduciendo su defensa para atacar más, como anoche en Mestalla.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
La base del planteamiento de Marcelino consistió en formar dos bloques bien diferenciados y, en cierto modo, desconectados entre sí, quizá con la intención de partir el juego en la medida de lo posible y gozar así de espacios mayores y más frecuentes. Abajo, el armazón era de siete hombres que se ordenaban en un 4+3; arriba, Vietto y Zaza abiertos y tirando diagonales, con Rodrigo reinando en la zona más ancha. Pese a la rotunda derrota, no cabe otra cosa que señalar que la estrategia fue interesante. Gracias a la energía de Coquelin y Kondogbia, el Valencia logró congestionar la creación culé en el último tercio obstaculizando incluso los pases abiertos hacia las llegadas de sus laterales; mientras que en ataque, lo de dar espacio a Rodrigo para que gestionase las diagonales de Vietto y Zaza desembocó en un peligro latente muy superior al que habían podido crear los chés en el encuentro de ida. No es que fuera un acoso, el Valencia pudo finalizar a cuenta gotas y el pobladísimo sistema defensivo de Valverde -es imposible recordar un Barça que protegiera su área y su frontal con más hombres que este- se mostró consistente; pero había motivos legítimos para soñar un gol.
Tras el descanso se produjeron sustituciones de calado serio. Por parte azulgrana, salió André Gomes y entró Coutinho. El impacto del brasileño se hizo notar aunque quizá no tanto por lo que él hizo en sí, sino porque el aporte de Gomes volvió a ser tan bajo que supuso un alivio para la menos fornida defensa de los chés. No hacía nada sin balón y cuando controlaba la pelota se restaba o toda intensidad o toda precisión a la jugada. Coutinho, con su mentalidad agresiva y la amenaza de su disparo, dio un giro al mapa emocional del partido porque convirtió la zona de descanso del Valencia en un lugar que sí daba miedo.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Pero, a nivel juego, más significativo incluso resultó el ingreso al campo de Guedes y Carlos Soler. Cabe la posibilidad de que el joven extremo todavía del Paris Saint-Germain haya sido el atacante que más dificultades haya acarreado para el FC Barcelona durante este paseo militar que parece estar recorriendo el conjunto de Valverde. Su velocidad es excesiva y su capacidad para no caer en la precipitación aun llevando el juego al máximo ritmo conocido… marca la diferencia. Guedes es un cabo suelto para cualquier rival que se precie, y con él a pleno rendimiento, la estructura que protegía a Jasper Cillessen sí se desquebrajó en varias ocasiones. En la de mayor peligro, el portero tulipán protagonizó una parada digna de un jugador resolutivo. Él nunca lo ha sido, ni siquiera en el momento de su carrera, pero subidos a una ola de confianza e inspiración como la que ha levantado este Barça, todos sobresalen.

El Sevilla

Muchas veces, el fútbol es tan simple como tener buenos jugadores que tienen ganas de ganar. Así ha sido la historia del Sevilla en este siglo y así se metió ayer en una nueva final de la Copa del Rey, jugando tal y como se comporta su afición cuando acaricia la última noche. El conjunto de Vincenzo Montella no dio opción a un CD Leganés que no pudo hacer valer sus grandes argumentos: detectar debilidades, penalizar errores y superar en continuidad, concentración y adaptación al rival y al contexto. El Sevilla igualó las virtudes de los madrileños para imponer después las suyas propias, que fueron tanto futbolísticas como emocionales. Fue una noche made in Ramón Sánchez Pizjuán.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Con su ‘XI’ tipo, el conjunto de Nervión ofreció una primera media hora impoluta a nivel técnico y competitivo. Lo sería, en general, toda su noche, pero con especial inspiración individual y colectiva en ese primer tercio; superó las líneas pepineras, las abrió, las estiró, las giró y las castigó con un gol ciertamente rápido. Todo futbolista sevillista irradiaba energía intimidatoria. Toques muy veloces, con movilidad e iniciativa muy difícil de contener por un ‘Lega’ que se vio muy superado por la celeridad en las acciones de los ocho hombres que tienen, en mayor o menor medida, peso ofensivo en el Sevilla de Montella.
Si algo debía destacar a la plantilla del Sevilla es el movimiento, la interpretación del espacio y la energía para activar uno después de haber abandonado el inmediatamente anterior. El finalista está mostrando un nivel de juego muy alto, basado en la constante superioridad numérica cerca del balón, una precisión en la combinación acorde al talento de sus futbolistas y una posterior superioridad rítmica para acelerar hacia el gol que dejó impotente a su rival. Entre Correa, Vázquez, Escudero, Banega y Muriel, la jugada encontraba apoyos en todos los puntos cardinales.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Así, el Leganés no podía defender dónde quería, tenía que dividir atenciones, corregir desventajas y recuperar con mucha mayor dificultad para construir la transición. En numerosas ocasiones, Banega encontraba a Correa y Vázquez y estos entraban al espacio vacío para entregar la ventaja a Sarabia, Navas o Muriel. Todo, que parecía muy sencillo, y lo es cuando el talento se encuentra cómodo, le ha costado al Sevilla casi seis meses. Ahora, con la idea y los jugadores debidamente seleccionados, son estos los que están desbordando ilusión. Tras el gol, los hispalenses controlaron, entre posición y presión, las intenciones del Leganés.
El partido había creado un contexto que emocionalmente el Sevilla maneja con precisión. Con marcador a favor, el Leganés debía proponer. Con Pires en zona de medios, Garitano buscaba la velocidad de sus hombres más adelantados para, desde el cuerpo a cuerpo, castigar al espacio, pero echaron muy en falta la figura de un mediapunta que encendiera la luz a espaldas de Nzonzi y Banega. Desde lo colectivo, el Sevilla garantizaba tener superioridad ante las acciones de El Zhar, Amrabat y Beauvue. Solo Pires iba encontrando pequeñas situaciones para darle altura a la jugada.

El Getafe de Bordalas

El Getafe de Pepe Bordalás fue una de las primeras pruebas, en el encuentro jugado en el Coliseum, de cómo el Fútbol Club Barcelona fue dando valor y dándose cuenta de su capacidad competitiva para aprovechar una plantilla activada y unas segundas partes de los partidos especialmente productivas en su impoluta temporada. Meses después, en la tarde de ayer, en la que la Liga citó a blaugranas y azulones en el Camp Nou, y extremando aún más su planteamiento de partido, el técnico getafense trabajó a partir de la experiencia de aquella contienda para mostrar, nuevamente, que su equipo funciona como tal y que tiene margen defensivo para ajustar y orientarse hacia matices que encajan con la defensa sobre Leo Messi y sus compañeros.
El Barça, que contaba con bajas de peso en su salida de balón y su transición defensiva, iba a enfrentar a un bloque y una idea con añadidos pensados y puestos en práctica con extraordinaria continuidad. Los madrileños han demostrado, no sólo una contrastada solidez a diferentes alturas defensivas, sino capacidad para complementar su idea base con ajustes puntuales de igual complejidad. Ante un Barça con Digne y Mina como centrales, el Getafe defendió con la intención de que el Barça tuviera posesión sin dominio, sin encontrar las conexiones que hacen reconocible al equipo de Valverde.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
La primera directriz fue estrechar las líneas y darle al poseedor culé un pase libre hacia los costados mientras vigilaba con exhaustividad todo lo que ocurría por el carril central y el opuesto. El trabajo que los hombres de Bordalás realizaron sobre los hombres que iban o podían recibir o combinar no tuvo error, despiste o rendija. El Barça, que jugó con Coutinho abierto en izquierda y Alcácer en derecha, tenía claro cómo ir respondiendo colectivamente a una idea defensiva que los culés conocen de sobra, peor en la práctica siempre se chcoaron. A diferencia de otras propuestas similares -Atlético de Madrid en el Metropolitano-, los getafenses no pagaron el peaje de tener que defender el pase atrás o defender el área.
Y es que Bordalás compaginó la defensa estrecha con las líneas alzadas, anticipaciones agresivas en zonas interiores y una concentración y timing notables sobre los cambios de orientación. La inspiración y equilibrio de sus líneas fue de nota: Ángel y Molina se movían a la vez de un lado para otro, obligando a Busquets o Rakitic a dibujar superioridad en primera línea -3×2-, Amath ayudaba a Fajr cuando Messi se movía entre líneas, y Djené y Bruno buscaban a Suárez sin mayor miedo. Para más información, todo fue regado por algunas transiciones ofensivas muy relacionadas con las ventajas defensivas ya mencionadas.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
El Barça no generaba valías posicionales desde su circulación, no lograba encontrar una ruptura de sus laterales y no encontraba una zona de seguridad cercana al área para, desde ahí, ir retrasando las filas azulonas. Desde un ataque más trabado, las posiciones medias ofensivas de los culés fueron mucho más retrasadas. El Getafe salía y atacaba, con cierta paridad con respecto a su rival. Ni siquiera las conducciones horizontales de Coutinho para verse con Messi propiciaron que Alba pudiera recibir a espalda de Damián Suárez. Bordalás tenía todo medido.

La Resurrección del AC Milan

El comienzo de esta serie de artículos versó sobre la decreciente historia del AC Milan, un club que llegó a erigirse como el número uno durante sus décadas de gloria para luego hundirse en un proceso que parece haberlo borrado del mapa. Su caso es el ejemplo perfecto de que nadie tiene garantizada la supervivencia; el fútbol es un mundo de competencia despiadada porque no existe opción a otra cosa: sólo gana uno, y si uno de los que gana cae, nadie va a socorrerlo. Regresar, resucitar, es cosa propia. Así se vio en el análisis de los desarrollos en los que están sumergidos las dos entidades inglesas más emblemáticas, la dominadora del siglo XX, el Liverpool FC, y la dominadora de la primera década del XXI, el Manchester United. Pero aunque ambas hayan acumulado aciertos y actúen en función de líneas coherentes, todavía deambulan lejos de lo anhelado, que a su vez es lo exigible para sus respectivas aficiones. Sobre todo, porque si bien cuesta volver a ser quien se hubo sido, se ha demostrado, y muy recientemente, que se trata de una posibilidad real y factible. La Juventus FC y el Atlético de Madrid, que incluso descendieron al infierno de la Serie B y la Segunda División, representan ese éxito objetivo.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Entre los retornos bianconero y rojiblanco aparecen varios puntos en común. Un inicio fue la creación de la siempre necesaria base nacional que otorga conocimiento sobre el significado del propio club y las particularidades de la liga local, que es la que va a determinar el estado de ánimo de su gente durante el día a día, que es el que habilita el crecimiento. El Atlético de Madrid gozaba de la inmejorable salud de la cantera española pero competía contra los tiburones del Camp Nou y el Bernabéu, y aun así consiguió reunir a Juanfran Torres, Gabi Fernández, Koke, Saúl Ñíguez y, por momentos, piezas del valor de Raúl García, David Villa o Adrián López, todas importantes en según qué fases del proyecto. El último en arribar ha sido Vitolo. Cambiando de tercio, en lo referido a la Juventus, se vio forzada a encarar uno de los problemas que, retratábamos, tanto perjudicó al AC Milan, el empobrecimiento del talento italiano, pero de forma inteligente, se enfocó de manera evidente y concienzuda en reclutar todo lo que estaba en su mano, consiguiendo, en tiempos de crisis diáfana, un armazón competitivo a nivel, inclusive, mundial compuesto por Buffon, Barzagli, Bonucci, Chiellini, Pirlo y Marchisio. En el primer Scudetto del ciclo, hasta su delantera era casi netamente transalpina, con Simone Pepe y Alessandro Matri acompañando al montenegrino Vucinic y con Quagliarella y Del Piero como revulsivos habituales.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Huelga decir que a ese esqueleto nacional supieron ponerle las dos guindas imprescindibles. Ninguna de las dos resurrecciones se entendería sin dos de los mejores entrenadores del momento, dos hombres que, a su vez, hicieron historia como futbolistas en cada una de las entidades y a partir de una identificación con la grada de la que luego sacaron partido como técnicos: Antonio Conte y Diego Pablo Simeone. Tener la habilidad de anticiparse al Madrid, al Barça, al Bayern y a la Premier League en las contrataciones de Diego Costa -que ya era propiedad del club-, Griezmann, Oblak, Arturo Vidal, Pogba, Tévez o Dybala, futbolistas todos ellos en el probable TOP 10 en sus respectivas demarcaciones, dio el salto de calidad a las plantillas para seguir subiendo escalones. Sin embargo, nada de esto hubiera sido posible sin lo más relevante, sin lo que vertebra que esta recopilación de decisiones germinase en un todo; de hecho, sin ese telón de fondo, seguro que muchos de los hallazgos que hoy se ven como absolutos se hubieran extraviado por el camino sin pena ni gloria. Juventus FC y Atlético de Madrid triunfaron en su meta porque fueron capaces de proporcionar, a sus fieles y al fútbol, un relato personal.

El Getafe de Bordalas

El Getafe de Pepe Bordalás fue una de las primeras pruebas, en el encuentro jugado en el Coliseum, de cómo el Fútbol Club Barcelona fue dando valor y dándose cuenta de su capacidad competitiva para aprovechar una plantilla activada y unas segundas partes de los partidos especialmente productivas en su impoluta temporada. Meses después, en la tarde de ayer, en la que la Liga citó a blaugranas y azulones en el Camp Nou, y extremando aún más su planteamiento de partido, el técnico getafense trabajó a partir de la experiencia de aquella contienda para mostrar, nuevamente, que su equipo funciona como tal y que tiene margen defensivo para ajustar y orientarse hacia matices que encajan con la defensa sobre Leo Messi y sus compañeros.
El Barça, que contaba con bajas de peso en su salida de balón y su transición defensiva, iba a enfrentar a un bloque y una idea con añadidos pensados y puestos en práctica con extraordinaria continuidad. Los madrileños han demostrado, no sólo una contrastada solidez a diferentes alturas defensivas, sino capacidad para complementar su idea base con ajustes puntuales de igual complejidad. Ante un Barça con Digne y Mina como centrales, el Getafe defendió con la intención de que el Barça tuviera posesión sin dominio, sin encontrar las conexiones que hacen reconocible al equipo de Valverde.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
La primera directriz fue estrechar las líneas y darle al poseedor culé un pase libre hacia los costados mientras vigilaba con exhaustividad todo lo que ocurría por el carril central y el opuesto. El trabajo que los hombres de Bordalás realizaron sobre los hombres que iban o podían recibir o combinar no tuvo error, despiste o rendija. El Barça, que jugó con Coutinho abierto en izquierda y Alcácer en derecha, tenía claro cómo ir respondiendo colectivamente a una idea defensiva que los culés conocen de sobra, peor en la práctica siempre se chcoaron. A diferencia de otras propuestas similares -Atlético de Madrid en el Metropolitano-, los getafenses no pagaron el peaje de tener que defender el pase atrás o defender el área.
Y es que Bordalás compaginó la defensa estrecha con las líneas alzadas, anticipaciones agresivas en zonas interiores y una concentración y timing notables sobre los cambios de orientación. La inspiración y equilibrio de sus líneas fue de nota: Ángel y Molina se movían a la vez de un lado para otro, obligando a Busquets o Rakitic a dibujar superioridad en primera línea -3×2-, Amath ayudaba a Fajr cuando Messi se movía entre líneas, y Djené y Bruno buscaban a Suárez sin mayor miedo. Para más información, todo fue regado por algunas transiciones ofensivas muy relacionadas con las ventajas defensivas ya mencionadas.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
El Barça no generaba valías posicionales desde su circulación, no lograba encontrar una ruptura de sus laterales y no encontraba una zona de seguridad cercana al área para, desde ahí, ir retrasando las filas azulonas. Desde un ataque más trabado, las posiciones medias ofensivas de los culés fueron mucho más retrasadas. El Getafe salía y atacaba, con cierta paridad con respecto a su rival. Ni siquiera las conducciones horizontales de Coutinho para verse con Messi propiciaron que Alba pudiera recibir a espalda de Damián Suárez. Bordalás tenía todo medido.

La Resurrección del AC Milan

El comienzo de esta serie de artículos versó sobre la decreciente historia del AC Milan, un club que llegó a erigirse como el número uno durante sus décadas de gloria para luego hundirse en un proceso que parece haberlo borrado del mapa. Su caso es el ejemplo perfecto de que nadie tiene garantizada la supervivencia; el fútbol es un mundo de competencia despiadada porque no existe opción a otra cosa: sólo gana uno, y si uno de los que gana cae, nadie va a socorrerlo. Regresar, resucitar, es cosa propia. Así se vio en el análisis de los desarrollos en los que están sumergidos las dos entidades inglesas más emblemáticas, la dominadora del siglo XX, el Liverpool FC, y la dominadora de la primera década del XXI, el Manchester United. Pero aunque ambas hayan acumulado aciertos y actúen en función de líneas coherentes, todavía deambulan lejos de lo anhelado, que a su vez es lo exigible para sus respectivas aficiones. Sobre todo, porque si bien cuesta volver a ser quien se hubo sido, se ha demostrado, y muy recientemente, que se trata de una posibilidad real y factible. La Juventus FC y el Atlético de Madrid, que incluso descendieron al infierno de la Serie B y la Segunda División, representan ese éxito objetivo.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Entre los retornos bianconero y rojiblanco aparecen varios puntos en común. Un inicio fue la creación de la siempre necesaria base nacional que otorga conocimiento sobre el significado del propio club y las particularidades de la liga local, que es la que va a determinar el estado de ánimo de su gente durante el día a día, que es el que habilita el crecimiento. El Atlético de Madrid gozaba de la inmejorable salud de la cantera española pero competía contra los tiburones del Camp Nou y el Bernabéu, y aun así consiguió reunir a Juanfran Torres, Gabi Fernández, Koke, Saúl Ñíguez y, por momentos, piezas del valor de Raúl García, David Villa o Adrián López, todas importantes en según qué fases del proyecto. El último en arribar ha sido Vitolo. Cambiando de tercio, en lo referido a la Juventus, se vio forzada a encarar uno de los problemas que, retratábamos, tanto perjudicó al AC Milan, el empobrecimiento del talento italiano, pero de forma inteligente, se enfocó de manera evidente y concienzuda en reclutar todo lo que estaba en su mano, consiguiendo, en tiempos de crisis diáfana, un armazón competitivo a nivel, inclusive, mundial compuesto por Buffon, Barzagli, Bonucci, Chiellini, Pirlo y Marchisio. En el primer Scudetto del ciclo, hasta su delantera era casi netamente transalpina, con Simone Pepe y Alessandro Matri acompañando al montenegrino Vucinic y con Quagliarella y Del Piero como revulsivos habituales.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Huelga decir que a ese esqueleto nacional supieron ponerle las dos guindas imprescindibles. Ninguna de las dos resurrecciones se entendería sin dos de los mejores entrenadores del momento, dos hombres que, a su vez, hicieron historia como futbolistas en cada una de las entidades y a partir de una identificación con la grada de la que luego sacaron partido como técnicos: Antonio Conte y Diego Pablo Simeone. Tener la habilidad de anticiparse al Madrid, al Barça, al Bayern y a la Premier League en las contrataciones de Diego Costa -que ya era propiedad del club-, Griezmann, Oblak, Arturo Vidal, Pogba, Tévez o Dybala, futbolistas todos ellos en el probable TOP 10 en sus respectivas demarcaciones, dio el salto de calidad a las plantillas para seguir subiendo escalones. Sin embargo, nada de esto hubiera sido posible sin lo más relevante, sin lo que vertebra que esta recopilación de decisiones germinase en un todo; de hecho, sin ese telón de fondo, seguro que muchos de los hallazgos que hoy se ven como absolutos se hubieran extraviado por el camino sin pena ni gloria. Juventus FC y Atlético de Madrid triunfaron en su meta porque fueron capaces de proporcionar, a sus fieles y al fútbol, un relato personal.

Never

Alemania sufrió ayer en Austria su segunda derrota consecutiva en menos de tres meses. Tras caer ante Brasil a finales de marzo, el actual campeón del mundo dejó, a solo dos semanas de debutar en Rusia, una de sus versiones más apáticas en cuanto a ritmo, ocasiones y aptitud (que también actitud) tras cada pérdida. Tres de las consignas que, de un tiempo –ya lejano- a esta parte, han marcado consecuentemente el recorrido del conjunto germano hasta nuestros días. Porque todo ello fue lo que Alemania perdió, sin saber bien cómo ni cuándo, en la visita a su compatriota Franco Foda. Y para muestra, un botón: Austria, con menos de la mitad (36%) de balón que su rival, ganó rematando casi el doble de veces (14-8).
Sin Kroos disponible para este encuentro, Löw reorganizó el plan dando entrada a Gündogan al lado izquierdo de Khedira. Con el bloque muy arriba, con Süle y Rüdiger pisando al otro lado de la circunferencia, el futbolista del Manchester City se adueñó, por acotar un poco el tiempo, de tres cuartas partes de la primera mitad. Durante ese lapso, Alemania se pareció a la Alemania que todo el mundo se imagina en el próximo Mundial: control, pases tensos, mucha movilidad, una fuerte presión tras pérdida y una retahíla de ocasiones que, sin ir más lejos, acabó con Özil anotando el primero de una tarde que auguró, por momentos, malos presagios para los Prodl, Lainer, Baumgartlinger y compañía. Un augurio que se extendió hasta que Alaba –carrilero- y Arnautovic detectaron la baja autoestima alemana para recuperar cerca del área de Manuel Neuer.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
Profundizando en este buen ratito que brindó Alemania, Gündogan hizo todo tipo de méritos para que su nombre monopolizara, en caso de victoria, todas las portadas del día después. Se ofreció constantemente para recibir, girar y ordenar, moviendo el esférico de un lado hacia el otro, a sus otros nueve compañeros en torno a su pie derecho. Algo que hizo desde el centro, soltando así a Khedira a desplegar su fútbol unos metros más arriba; y algo más abierto hacia el lado izquierdo, desde donde construyó, con Hector arriba –y Sané, en consecuencia, más liberado para acercarse hacia la frontal-, una constante conexión con los movimientos (abajo-arriba y arriba-abajo) de Özil entre las líneas austriacas. Unos momentos de confort, con una Alemania autócrata en cuanto al tiempo y el espacio, que señalaron, además de a Gündogan, una serie de (buenos) detalles personificados en Kimmich, Brandt, Özil y Sané.
Austria, que ya había avisado varias veces antes del descanso, aprovechó la incertidumbre germana (cuando Löw sacó a Gündogan del campo), para golpear con rotundidad sobre la portería de Neuer.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Foda, a decir verdad, cambió muy pocas cosas a la vuelta de vestuarios. En un 3-4-2-1 con el esférico, la presencia de Schöpf por detrás de Arnautovic escenificó un panorama de lo más dubitativo en el centro de la zaga alemana. Süle, Rüdiger y Hector, por abrir un inciso, no destacan precisamente por su pericia a la hora de usar la cadera, ni para desplazarse ni girar, y eso es lo que Austria, que llegó varias veces hasta línea de fondo para servir el pase atrás, probó a poner en evidencia. Algo que, visto de otra forma, dado lo mucho (y muy bien) que debió emplearse Neuer en reiteradas ocasiones, dio luz a otro detalle. El capitán germano está de vuelta.

Inglaterra

Tampoco me parece un disparate la ausencia de Wilshere, pues creo que tampoco ha hecho una temporada tan notable como para entrar entre los 23 mejores de Inglaterra. Es un jugador que mola (o molaba) pero le falta regularidad para poder ser un “motor fiable”.
la plantilla de Inglaterra carece de un organizador pero tampoco debería ser un drama para los ingleses no contar con la figura del organizador pues tampoco es un rol que históricamente haya existido en los pros. Entre los 23 están Henderson y Loftus-Cheek que sí te pueden dar un punto de pausa en la elaboración.

Aún así coincido con David De La Peña en que la pareja de interiores Dele Alli + Jesse Lingard son “demasiado mediapuntas”, personalmente sustituiría al del Manchester United por Henderson para que tengan una altura más en la creación con Dier más enfocado a la llegada desde la segunda línea que tanta falta va a necesitar con carrileros como Walker (?), Trippier, Rose o Young.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Tampoco me parece un disparate la ausencia de Wilshere, pues creo que tampoco ha hecho una temporada tan notable como para entrar entre los 23 mejores de Inglaterra. Es un jugador que mola (o molaba) pero le falta regularidad para poder ser un “motor fiable”.

Respecto a Inglaterra yo creo que todo va a depender de Harry Kane. Para que Inglaterra alcance las últimas rondas, necesitan que el delantero de los Spurs sea ser el Salvatore Schillaci de Italia 90. En buen momento de forma llega, ¿por qué no va a poder irse con 5-6 goles?
Inglaterra va a ir al Mundial sin sus dos mejores centrocampistas: Wilshere y Oxlade. La baja por lesión de Oxlade es una pena pero la baja por no convocarle de Jack lo es aún más, además de incomprensible.
Sin duda, lo más positivo para la selección inglesa es que Southgate tiene claro el plan de juego, y tanto su estructura defensiva como la elección de sus jugadores de ataque son coherentes para desarrollarlo. Sin embargo, hay una carencia que parece clave resolver, y esa falta de piezas que hagan de nexo, algo que quedó en evidencia, sobre todo, en la segunda mitad ante el conjunto nigeriano, puede acabar pesando demasiado.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Si Dele Alli y Lingard son la pareja de interiores, al equipo le faltan apoyos por detrás de la línea de la pelota, porque ambos tienden siempre al desmarque vertical. Eso acaba obligando al equipo a tener a varios futbolistas jugando de espaldas, lo que divide en exceso la continuidad entre acciones con balón, y además deja expuesta a una defensa que aunque abarca bien el propio campo para reducir el impacto de los contragolpes rivales, está en clara desventaja. De cómo resuelva Southgate la ecuación de su zona ancha dependerá en gran medida el éxito de Inglaterra en la Copa del Mundo, y parece claro que necesita una ‘caja de cambios’ para poder elegir la velocidad de sus acciones.
Uno de los principales problemas al revisar la convocatoria de la selección inglesa está en la escasa creatividad que suman entre todos sus centrocampistas. Con Wilshere fuera de la lista de Gareth Southgate, y Adam Lallana habiendo tenido muchosproblemas físicos, la apuesta del técnico ha ahondado más si cabe en una idea de transiciones verticales y la elección de jugadores muy capaces de moverse con explosividad a los espacios abiertos.

Girona vs Betis

Un solitario gol de Loren tras una extraordinaria jugada de Joaquín da la victoria a los verdiblancos. El equipo de Machín, lejos de rendirse, vio como le eran anulados hasta tres goles por fuera de juego.
El partido que arrancaba esta jornada 32 se antojaba una final para ambos equipo. Los locales han sido una de las revelaciones del campeonato. El juego propuesto por su entrenador Pablo Machín ha enamorado a propios y extraños, llevando al equipo a los puestos más altos de la clasificación a pesar de estar recién ascendido. A principio de temporada el objetivo de los albirrojos no era otro el que de mantener la categoría, pero han hecho méritos propios para estar luchando ahora mismo por un sueño como es el de clasificarse para competiciones europeas.
Sin embargo, el cansancio acumulado por esta corta plantilla parece empezar a hacer mella en el equipo, que venía de empatar contra el Levante y recibir una severa goleada frente a la Real Sociedad. Los últimos resultados le habían hecho alejarse a dos puntos de la séptima plaza, que parece marcará este año los puestos europeos.
De ahí, la importancia clave de este partido para seguir soñando.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
Frente a ellos, visitaba Montilivi un Betis que viene en dinámica ganadora, tras ganar los últimos cuatro partidos. Tras algunas dudas, el sistema de su entrenador Quique Setién parece asumido por todos sus futbolistas, quienes están cuajando una segunda vuelta de ensueño. La solidez defensiva, la posesión del balón y la efectividad cara al gol están dando al Betis unos buenos resultados que ni siquiera una baja tan importante como la de su portero titular parece poner en riesgo.
Ambos entrenadores se conocen a la perfección y se han enfrentado en la categoría de plata en varias ocasiones. Por eso se esperaba un choque en que la táctica fuera un factor fundamental que acabara dirimiendo el encuentro. Los verdiblancos modificaron su esquema, jugando con cuatro defensas (aunque Javi García se incrustaría a menudo entre ambos centrales) y hombres en punta, mientras que los de Machín siguieron con ese 3-5-2 tan característico, con dos carrileros largos y que tan buenos resultados les ha dado.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
El Girona, sabedor del juego del Betis le presionó alto en la salida del balón, y a punto estuvo de obtener su premio cuando Portu le robó el balón a Mandi dentro del área, pero entre el defensa y el portero detuvieron una ocasión clara de gol. También tuvieron la suya en un disparo potente de Granell de falta, que Dani Giménez despejó con contundencia.
Sería una genialidad de Joaquín (la enésima esta temporada) la que acabaría abriendo la lata y decantando el partido. El portuense cogió la pelota en su propio campo e inició un eslalón que dejó atrás hasta a dos rivales para dar un pase exquisito, entre líneas, que definiría con clase Loren al primer toque. El joven canterano siguió demostrando el olfato goleador que tiene, mientas que el capitán volvió a dejar claro que a sus 36 años aún tiene mucho fútbol por dar y que la confianza que el entrenador ha demostrado en él está más que justificada. ¡Eterno capitán!
Los locales contestaron a los dos minutos con un gol de Juanpe, que sería anulado por fuera de juego. Sería el primero de los tres que se pitarían esa noche y acabarían por desesperar a la parroquia gerundí.

Eibar

El EIbar tiene la última bala, la última oportunidad para aferrarse a ese sueño que tiene desde que está en la máxima categoría, que no es otro que el de jugar en Europa. Como cada jornada, la lucha por los puestos europeos parece una carrera de Moto 3, nadie tiene puesto fijo. Por otro lado el Alavés, con el objetivo casi cumplido está en el sprint final y sumar en Ipurua acorta la distancia.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Ayer, el Betis sacó tres puntos en Montilivi, partido que el resto de equipos metidos en esta disputa tienen que aprovechar, en el caso del EIbar puede ser la oportunidad final. El conjunto armero necesita esta victoria como el comer, y tendría que esperar a que se dieran resultados favorables del resto de conjuntos que quieren jugar en competiciones europeas la próxima campaña, para darle la vuelta a la tortilla. Los Babazorros quieren seguir puntuando y se ven fuertes después de la última victoria en casa contra el Getafe.
Los de Ipurua afrontan el derbi en mala racha consiguiendo solo 5 puntos de los últimos 24 posibles. El equipo a pesar de la mala racha sigue conservando el espíritu de lucha, que se vio ante La Real pero no se está materializando en goles. Esta semana se ha confirmado la baja para lo que queda de temporada de Sergi Enrich, el Eibar sigue con necesidad de gol y el de Ciutadella no estará disponible. A pesar de la situación Mendi ve al equipo enchufado y respondía así cunado le preguntaban si preocupa la motivación del equipo:
No. Somos diferentes en casa o fuera. En Ipurua el equipo va arriba, aprieta, juega, somete al rival. Fuera nos cuesta más. Empiezas bien pero cuando recibes un gol nos cuesta. Aquí aun no habiendo ganado, como contra la Real, el primer tiempo fue bueno. No tengo miedo de que en casa nos falte motivación.
El Alavés se planta en Guipúzcoa con el objetivo de la salvación matemática, que como afirmaba Abelardo, hasta que no estén salvados matemáticamente el objetivo no está cumplido. Como ya se ha visto en enfrentamientos anteriores el Alavés no se arruga fácilmente y compite todos lo partidos. Después de superar un pequeño bache vuelve a la senda de puntuar y es algo que pretende alargar este domingo. Los del Pitu van con ganas al derbi pero conocen los peligros del EIbar y así lo confesaba el entrenador asturiano
Es muy intenso y, si no estamos a su nivel, y más en su campo, no ganaremos, hay que salir mentalizados, porque sabemos el partido que nos toca, y hay que hacer nuestro juego
Mendilibar cuenta con las baja de Charles y Enrich lo que le obligará a jugar con un solo punta y olvidarse de el 4-4-2, Jordan será el mediocentro más ofensivo y las bandas las ocuparán Orellana y Pedro León. El de Zaldívar apuntaba que el capitán será titular, veremos el otro mediocentro, una de las posiciones más disputadas del Eibar este año.
Abelardo parece que repetirá once, seguirá Burgui, que le ha quitado el sitio a Pedraza por su bajo estado de forma. El equipo volverá con Guidetti y Munir arriba, el marroquí se volvió a reencontrar con el gol la última Jornada.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Los datos no son buenos para ninguno de los dos equipos, el conjunto babazorro no ha ganado en ninguna de sus últimas 5 visitas a Ipurua (1E y 4D). Los azul granas no están jugando bien los derbis en casa ha cosechado 2 victorias y 2 empates pero no ha marcado en ninguno de los partidos.